lunes, 1 de septiembre de 2008

Un acto de reconocimiento a Evita, con aires de lanzamiento de campaña

San Luis.- La presencia de "chiche" Duhalde y algunos medios nacionales fueron el marco para el acto de restitución del busto de "Evita" en Illia y San Martín. Todos esperaban la contundencia de un anuncio que nunca llegó, que Alberto Rodríguez Saá presentara la fórmula presidencial del nuevo partido "OTRO PAIS ES POSIBLE".
Habían pasado pocos minutos de las 19 cuando el tenor Guillermo Fernández comenzó a entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, en un acto que tuvo como único orador a Alberto Rodríguez Saá.
Luego se escucharon las palabras de Eva Perón, emitidas hace 57 años por la Cadena Nacional de Radiodifusión. Allí explicaba las razones de su renunciamiento.
Luego, Alberto Rodríguez Saá hizo un recorrido histórico desde aquel momento y las viscicitudes que tuvo que pasar el busto que fue erigido en esa tradicional arteria del centro de la ciudad. Hizo especial incapié en lo ocurrido en la denominada Revolución Libertadora, cuando la imagen fue atada con cadenas a una camioneta, arrancada y arrastrada por las calles de la ciudad. Prefirió no pronunciar los nombres de quienes realizaron el atropello.
"Los argentinos recordamos el 22 de agosto como el día del renunciamiento, pero en realidad fue el día del Cabildo Abierto, cuando se congregó la multitud más grande que recuerda la historia del país en la Plaza de la República. Ese era el momento más importante del peronismo, después de los 6 años más gloriosos del país, el primer gobierno del general Perón. Ese día miles de trabajadores esperaban con ilusión la candidatura de Evita", puntualizó el mandatario puntano.
"Mas allá de las versiones de que a ella la derrotó el cáncer o la oligarquía, nosotros a este 31 de agosto lo hemos convertido en una bandera de éxito, del triunfo de la militancia y del triunfo de la señora Eva Perón", aseguró.
Luego hizo un trazado histórico de lo sucedido en la capital puntana y concluyó señalando que "vino el año 55 y con el odio derribaron el busto con cadenas lo arrastraron por la ciudad, tirado por una camioneta. Ese suceso le produjo los aplastamientos que actualmente tiene la imagen”, . indicó
"Años después el busto apareció en una chacarita de la ciudad. Un puntano peronista, Julio Lucero, lo adquirió y lo atesoró. Cuando vino la restauración democrática en 1973 se lo entregó al PJ, que lo volvió a colocar en la esquina, frente al Correo", explicó Rodríguez Saá.