NOTICIAS RESUMIDAS // "SUEÑOS PUNTANOS" Los anuncios del gobernador en salud, educación, cultura y deportes A continuación, uno a uno los proyectos de ley y anuncios de obras realizados por el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá: -Régimen de concursos para ingresos y ascensos en la administración pública provincial. -“Un matrimonio, un terreno”. Todos los puntanos o personas no nacidas en San Luis con más de 10 años de residencia en la provincia que contraigan matrimonio tendrán derecho a un terreno. -Creación del Instituto Provincial de Reinserción Social “Cárcel – Pueblo”. -Reforma del Código de Aguas de la Provincia.

jueves, 19 de enero de 2012

PALABRAS AUSENTES!! LOS DIPUTADOS NACIONALES DE SAN LUIS PRACTICARON EL MUTISMO

Ivana Bianchi en buen promedio ocupa el lugar 54 con 2182 palabras de un ranking catastrófico. Según  informa el Parlamentario 80 Diputados no abrieron la boca en 2011
www.eldiadespuesfm.com.ar

La baja cantidad de sesiones realizadas a lo largo del año repercutió lógicamente a la hora de expresarse en el recinto. Ochenta diputados nacionales no abrieron la boca a lo largo de 2011 y la cantidad de palabras expresadas en sesiones fue la menor que se recuerde. Vilma Ibarra fue, después del titular del Cuerpo, la que más palabras emitió.
El 2011 marcó varios récords negativos en materia legislativa. Por lo pronto, en Diputados, fue el de menos cantidad de sesiones. En cuanto a la cantidad de leyes aprobadas, ya ha dicho la presidenta de la Nación que cantidad no es lo mismo que calidad, así que más vale no insistir con el tema y las comparaciones. Pero hay una medida que desde hace años Parlamentario realiza a través de su Indice de Calidad Legislativa, y que tiene que ver con lo que se habla en el recinto.
No qué se dice, sino cuánto se dice. Esto es, la cantidad de palabras que se expresan en el Congreso de la Nación, que por algo recibe el nombre de Parlamento: un ámbito destinado a cambiar la vida de los ciudadanos a través de la palabra.
Un ámbito donde no siempre se escucha lo que se dice, bueno es aclararlo, pero en el que los elegidos que logran acceder al mismo lo hacen seguramente con la noble esperanza de que sus palabras quedarán asentadas para la posteridad.
Así sucede gracias al encomiable trabajo de los taquígrafos, que pacientemente toman nota de todas las expresiones vertidas en el recinto -aún los gritos destemplados- y que permiten este trabajo que año a año Semanario Parlamentario publica, detallando cuánto han hablado los representantes del pueblo.
Es el turno en esta oportunidad de la Cámara de Diputados. Y arrancamos anticipando, señala el informe de Parlamentario.com, que los números son bastante negativos. En efecto, la cantidad de legisladores que no emitieron palabra alguna a lo largo del año es bastante elevada, más que nunca desde que Parlamentario realiza estos informes a través de su Indice de Calidad Legislativa. Ochenta diputados nacionales no hablaron a lo largo de 2011, marcando entonces que más del 30 por ciento del Cuerpo no tuvo la oportunidad de expresarse. Porque no quisieron, o sobre todo porque no pudieron. Pues conviene darles la derecha en esta oportunidad, ya que está claro que existió durante el año anterior la deliberada intención de reducir al máximo la cantidad de sesiones, lo que elevó la media normal de la cantidad de legisladores que pasaron el año sin que su voz quedara asentada en los libros legislativos

Los menos expresivos

No exageramos, dice el Parlamentario.com, en cuanto a que fue un año récord. 2011 fue, por la escasez de sesiones, el año que menos palabras se emitieron desde que Parlamentario realiza estos conteos. Prácticamente la mitad de los años impares, que por ser electorales tienen menos sesiones. Con 432.180 palabras emitidas durante el año, fueron menos que en 2007, cuando se expresaron 712.749 palabras, y menos también que en 2009, que registró 748.842. Ni qué decir de 2010, con sus 1.070.213 palabras, o 2008, que tuvo 1.232.372 palabras.
Dijimos que nada menos que 80 diputados no hicieron uso de la palabra a lo largo del año. Hubo otros cinco que dijeron menos de diez palabras, de modo tal que no engrosaron esa nómina, pero tampoco quedaron muy bien parados que digamos. ¿Qué pueden decirse en apenas siete palabras? Verónica Benas utilizó esa cantidad para aclarar haber votado por la afirmativa, mientras que Heriberto Martínez Oddone abrió la boca apenas para decir: “mi voto también fue afirmativo”, pero como agregó “señor presidente”, no quedó en la cola.
Cuarenta y tres diputados no habían hablado el año 2010. Este año 2011 se duplicó la cifra, con una nómina integrada por Walter Agosto, Hilda Aguirre de Soria, Antonio Alizegui, Gumersindo Alonso, María Arena, Octavio Argüello, Daniel Asef, Raúl Barrandeguy, María Eugenia Bernal, Rosana Bertone y Blanca Blanco de Peralta.
Están también Graciela Caselles, Ricardo Cuccovillo, Oscar Currlén, Zulema Daher, Viviana Damilano Grivarello, Francisco de Narváez, Héctor Del campillo, Susana Díaz, José María Díaz Bancalari, Carlos Donkin, Gustavo Dutto, Gladys Espíndola, Hipólito Faustinelli, Omar Félix, Paulina Fiol y Juan Carlos Forconi.
No hablaron tampoco Irma Adriana García, María Teresa García, Patricia Gardella, Juan Carlos Gioja, Gladys González, Dulce Granados, José Alberto Herrera, Eduardo Ibarra, Juan Manuel Irrazábal, Nora Iturraspe, Eduardo Kenny, Beatriz Korenfeld, Julio Ledesma, María Laura Leguizamón, Stella Maris Leverberg, Ermindo Llanos, Rafael López, Juan Carlos Lorges, Ana Luna de Marcos, Mario Martiarena, Soledad Martínez, Susana Mazzarella, Dalmacio Mera, Mario Merlo y Jorge Montoya.
También están Sergio Pansa, Raúl Paroli, Ariel Pasini, Mirta Pastoriza, Guillermo Pereyra, Alberto José Pérez, Hugo Perié, Ana María Perroni, Sergio Pinto, Ramón Puerta, Marta Quintero, Elsa Quiroz, Sandra Rioboó, Silvia Risko, Raúl Rivara, Jorge Rivas, Evaristo Rodríguez, Juan Salim, Gustavo Serebrinsky, Juan Carlos Sluga, Mónica Torfe, Carlos Urlich, Mariana Veaute, Nora Videla, Mariano West, Gustavo Zavallo y Alex Ziegler.
Vale aclarar que a lo largo del año fallecieron el correntino Hugo Perié y Jorge Raúl Pérez. Recordemos también que el socialista kirchnerista Jorge Rivas no está en condiciones de expresarse en el recinto, por la afección que sufre producto de un brutal ataque que lo dejó postrado.
Un legislador que generalmente no es de hablar mucho en el recinto, y que suele intervenir para increpar a adversarios es Carlos Kunkel, quien este año estuvo calmado. Dijo poco: 21 palabras, pero no cruzó epítetos con ningún colega este año. En una oportunidad solicitó que la votación se realizara en forma nominal, y en otra sí gritó, pero de pasional que es: “¡No votaron por la afirmativa dos tercios de los presentes!”. 
De los nuevos el Diputado Nacional Walter Aguilar emitió en el recinto apenas 4 palabras pero son suficientes para ubicarlo 52 en el ranking de los noveles.